THE NEAPOLITAN NATIVITY SCENE, ORIGINS, AND CURIOSITIES

EL PESEBRE NAPOLITANO: ORÍGENES Y CURIOSIDADES

El pesebre napolitano, también conocido como presepio, tiene una larga y rica historia que se ha convertido en una costumbre transmitida de generación en generación. Esta extraordinaria obra de arte continúa generando admiración y asombro a nivel global. No es casualidad que una de las atracciones más codiciadas en Nápoles sea la renombrada "Via dei Presepi", es decir, la Via San Gregorio Armeno, donde durante la época navideña, debido a la afluencia masiva de turistas, es casi obligatorio respetar el sentido único para los peatones.

 

Orígenes del Pesebre Napolitano

Es sorprendente, pero la presencia de un pesebre en Nápoles se registra por primera vez en el lejano 1021, en un acto notarial que menciona la Iglesia de Santa Maria al Praesepe. La escena representada muestra la clásica natividad cristiana con el Niño Jesús en el pesebre, la Virgen María, San José, el burro y el buey. En 1340, la reina Sancia D'Aragona, consorte de Roberto D'Angiò, donó a las clarisas un pesebre para su nueva iglesia. También en este caso, se trató de una representación básica con una gruta, la sagrada familia y animales. Hoy en día, la estatua de la Virgen se conserva en el museo nacional de San Martino.

Sin embargo, fue alrededor del año 1500 que se asistió al nacimiento del pesebre popular en Nápoles, gracias a Gaetano di Thiene, un santo vicentino. Se le atribuye la difusión del pesebre tal como lo conocemos hoy. De hecho, llegó a Nápoles en 1533 y, según los informes de la época, organizó un pesebre con figuras vestidas como las de esa época, en el Oratorio de Santa Maria della Stalletta. A partir de ese momento, no solo se representaron los personajes principales, sino también la vida cotidiana del pueblo que animaba las calles de Nápoles: tiendas, escenas de la vida diaria, la esencia misma de la pura humanidad.

El apogeo del arte del pesebre en Nápoles se produjo en 1700 cuando, desde las representaciones en las iglesias, se pasó a las residencias de la aristocracia. Siguiendo el impulso del renacimiento cultural y artístico de la ciudad promovido por el rey Carlos III de Borbón, el pesebre napolitano adquirió nuevos valores. Desde los meros clientes religiosos, el arte se amplió con las peticiones de la nobleza y los ricos. Los talleres artesanales florecieron con maestros del pesebre que creaban figuras intrincadas, representando no solo a la Sagrada Familia, sino también la vida cotidiana con detalles extraordinarios. Las familias más adineradas comenzaron a competir con montajes de pesebres cada vez más imponentes y escenográficos.

Giuseppe Sanmartino, uno de los más grandes escultores del siglo XVIII (creador del Cristo Velado en la Capilla Sansevero en Nápoles), dio vida a la escuela del Pesebre Napolitano.

Entre los pesebres más hermosos del sur de Italia, donde se pueden admirar algunas estatuillas realizadas precisamente por Giuseppe Sanmartino y otros grandes escultores napolitanos del siglo XVIII, se encuentra "Il presepe del Re" en la Capilla Palatina del Palazzo Reale en Nápoles. El pesebre se expone en préstamo y constituye una de las colecciones de arte del pesebre más fascinantes y ricas del siglo XVIII napolitano. La valiosa colección incluye 210 figuritas de 'pastores' y 144 accesorios varios procedentes de pesebres desmontados, la mayoría de los cuales se vendieron o se dispersaron a principios del siglo XIX.

Otro pesebre célebre es el pesebre Cuciniello, realizado entre 1887 y 1889, expuesto en la Certosa di San Martino.

 

San Gregorio Armeno, la Vía de los Pesebres

San Gregorio Armeno, en el corazón de Nápoles, es conocida por sus talleres de pesebres.

El origen de esta calle es muy antiguo. En el pasado, fue sede de un templo dedicado a la diosa Ceres, donde se hacían ofrendas en forma de estatuillas de terracota. En el siglo X, sobre estas bases se construyó un monasterio que albergó las reliquias de San Gregorio de Armenia, traídas por monjas que huyeron de Constantinopla.

La tradición de las estatuillas votivas que se transformaron en figuras evangélicas ha hecho que la calle sea famosa como "la vía de los Pesebres". Los artesanos del lugar siguen produciendo a mano estas estatuillas tan particulares. San Gregorio Armeno ofrece todo lo necesario para crear un pesebre.

Cada rincón de esta calle está salpicado de talleres artesanales, cada uno con su propia interpretación de la historia de la Natividad.

 

Lugares y Personajes del Pesebre Napolitano

El pesebre napolitano está impregnado de simbolismos que reflejan varias dimensiones de la vida y la espiritualidad. Elementos como el paisaje, el pozo, la fuente, el puente, el molino, el río y la posada encarnan simbolismos distintos: el paisaje de corcho representa el camino a través de las tinieblas hacia la luz del Niño Jesús. El pozo simboliza la conexión entre la superficie y el Mal antes de que surja el Bien. La fuente está relacionada con el anuncio del arcángel Gabriel y los encuentros simbólicos. El puente representa el paso a lo desconocido y podría ser el lugar de encuentros sobrenaturales durante la noche de Navidad. El molino simboliza el renacimiento temporal en el período navideño. El río representa el tiempo y el parto de María. La posada simboliza un banquete fúnebre y los pecados humanos.

Además, el pesebre incluye varios personajes simbólicos:

  • Los Reyes Magos, representando el viaje de la estrella y las fases del día, simbolizan el mundo y el tiempo que se detienen para el nacimiento de Jesús.
  • Benino, situado en un rincón, se considera una de las figuras más importantes, representando a toda la humanidad en un sueño libre de esquemas lógicos, capaz de acercarse a la eternidad solo en los sueños.
  • Las lavanderas simbolizan a las parteras que asisten a María y su virginidad.
  • La figura de la gitana, a pesar de ser objeto de oposición por parte de la doctrina cristiana, representa la alegoría de la profecía encarnada por las Sibilas, prediciendo la Crucifixión del pequeño por nacer.
  • Los vendedores de alimentos ofrecen una variedad de personajes que simbolizan los doce meses del año.
  • El cazador y el pescador, asociados al río, simbolizan el ciclo vida-muerte y la dualidad celestial-terrenal.
  • Ciccibacc ngopp a bott, figura pagana entre los cristianos, refleja el conflicto entre lo sagrado y lo profano.
  • El Pastor de la Maravilla representa la maravilla ante lo divino.
  • Los Mendigos, Cojos y Ciegos representan las almas del Purgatorio que piden oraciones.
  • Pastores y Ovejas simbolizan a los fieles guiados por los pastores hacia Dios.
  • Buey y Asno, calentando el pesebre de Jesús, simbolizan el Bien y el Mal que se equilibran.

Estos elementos y personajes componen una amplia simbología en el pesebre napolitano, cada uno aportando un significado particular a la representación de la Natividad.

 

Personajes Famosos en el Pesebre Napolitano

Uno de los aspectos fascinantes de los pesebres napolitanos es la presencia de personajes famosos y celebridades, tanto actuales como históricas.

Es muy divertido notar cómo cada año los artesanos añaden personajes nuevos, desde futbolistas -obviamente, en el pesebre de un napolitano, no puede faltar la estatuilla de Diego Armando Maradona- hasta políticos y personalidades del mundo del espectáculo. Cada figura está modelada con cuidado y precisión.

Regresar al blog

Bienvenido a la Plaza de San Pedro

Descubre nuestra tienda en la Plaza de San Pedro, mira el video realizado el domingo 7 de agosto de 2022.
Un gran agradecimiento a nuestros clientes que con simpatía aceptaron ser filmados.