The Exaltation of the Holy Cross

LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ: UN DETALLADO ANÁLISIS DE SUS ORÍGENES Y SIGNIFICADO

La celebración de la Exaltación de la Santa Cruz es una de las festividades cristianas más antiguas. Este solemne evento, conmemorado el 14 de septiembre, es honrado tanto por la Iglesia Católica como por varias denominaciones protestantes y la Iglesia Ortodoxa Oriental. Posee raíces profundamente arraigadas en la historia cristiana y encierra un significado espiritual trascendental.

El origen de esta venerable festividad está íntimamente vinculado a un acontecimiento histórico de suma importancia: el hallazgo de la verdadera Cruz de Jesús por Santa Elena, madre del Emperador Romano Constantino, en el año 320 d.C. Este evento marcó un punto de inflexión en la historia del cristianismo y sentó las bases para la celebración de la Exaltación de la Santa Cruz.

 

La Historia de la Exaltación de la Santa Cruz

A comienzos del siglo IV, Santa Elena emprendió una peregrinación a Jerusalén con la ferviente misión de identificar y preservar los lugares sagrados relacionados con la vida de Cristo. Durante este viaje, tomó una decisión trascendental: ordenar la demolición del Templo de Venus, una estructura que se remontaba al siglo II y que, según la tradición, se erigía directamente sobre la tumba del Redentor.

Durante las excavaciones en la basílica, los obreros hicieron un descubrimiento extraordinario: tres cruces. Conforme a la leyenda, la auténtica Cruz de Jesús fue identificada cuando, de manera milagrosa, tocó a una mujer gravemente enferma, quien sanó instantáneamente. Posteriormente, la Basílica del Santo Sepulcro fue erigida en ese sagrado sitio por iniciativa de Constantino en el año 335. Este lugar se convirtió en el epicentro de veneración para cristianos de todo el mundo, al albergar la tumba de Cristo y, ahora, la Cruz en la cual fue crucificado.

Desde entonces, un fragmento de la sagrada madera fue preservado en la Basílica del Anastasis (conocida como el Santo Sepulcro por los fieles occidentales), mientras que otras partes de la sagrada madera fueron llevadas a Roma por Santa Elena misma. Ella las resguardó en la capilla de su residencia romana, la cual luego se transformó en el Monasterio de la Santa Cruz en Jerusalén.

El descubrimiento de la Cruz marcó un momento de profunda espiritualidad y marcó el inicio de la veneración de la Cruz entre los seguidores de la fe cristiana.

Al difundirse la noticia de este hallazgo en la Ciudad Santa, multitudes de fieles se congregaron para rendir homenaje a la Cruz del Señor. El Patriarca de Jerusalén, San Macario, colocó la Cruz en un púlpito. Cuando la población la vio alzada en alto, sus voces se unieron en el grito de "Kyrie eleison" (Señor, ten piedad). En la actualidad, este evento se conmemora en la liturgia de la Exaltación, donde el sacerdote eleva la Cruz sobre las cabezas de los fieles, les otorga su bendición y se gira hacia los cuatro puntos cardinales, mientras el coro entona armoniosamente "Kyrie Eleison" cien veces en cada dirección. Luego, los fieles se acercan para venerar la Cruz y recibir una de las flores que decoran el lugar donde se encuentra la Cruz. En las Iglesias Orientales, esta celebración es tan significativa que a menudo se compara con una Pascua de otoño.

La celebración fue introducida en el calendario litúrgico occidental en el siglo VII, después de que el Emperador Heraclio recuperara la Cruz de manos de los persas en el año 628, quienes la habían saqueado en 614, destruyendo la basílica, conocida como el Martyrium, y el santuario, conocido como el Calvario. La Iglesia del Santo Sepulcro, que ahora se encuentra en ese sitio sagrado, fue erigida por los Cruzados en 1149.

Se cuenta que el Emperador Heraclio tenía la intención de devolver la Cruz a Jerusalén por sí solo, pero logró hacerlo solo después de despojarse de sus ropas imperiales y adoptar la apariencia de un peregrino descalzo. Llevó la sagrada madera sobre sus hombros hasta el Gólgota. Este acto de humildad y devoción marca un momento significativo en la Exaltación de la Santa Cruz.

 

El Profundo Significado de la Exaltación de la Santa Cruz

La Exaltación de la Santa Cruz es una celebración profundamente arraigada en la historia y la espiritualidad cristiana. Originaria de Jerusalén y extendida al mundo occidental, lleva consigo un profundo significado teológico como símbolo de la victoria de Cristo y Su llamado a seguirlo en las vicisitudes diarias de nuestra vida. Además, la devoción personal a la Santa Cruz puede encontrar expresión en los momentos ordinarios de nuestra existencia, sirviendo como un conmovedor recordatorio del profundo vínculo entre la Cruz y nuestra realidad cotidiana.

En la era contemporánea, la Cruz representa el emblema universal de la fe cristiana. A lo largo de los siglos, innumerables generaciones de artistas la han convertido en un objeto de belleza, para llevar en procesión o usar como joya. Sin embargo, a los ojos de los primeros cristianos, la Cruz no tenía belleza alguna. Se encontraba fuera de las murallas de las ciudades, adornada solo con los cuerpos en descomposición de los condenados, representando una amenaza para cualquiera que desafiara la autoridad de Roma, incluidos los cristianos que firmemente se negaban a ofrecer sacrificios a los dioses romanos.

Como símbolo de la victoria de Cristo y Su llamado a seguir Su camino en nuestra vida cotidiana, la Cruz sigue siendo el icono universal de la fe cristiana. Su importancia a lo largo de los siglos es un recordatorio palpable de la perseverancia y devoción de los primeros cristianos, y hoy en día, la Cruz nos invita a reflexionar sobre su significado en nuestra vida diaria. Su simplicidad y poder continúan siendo una guía luminosa de esperanza para los creyentes en todo el mundo.

Regresar al blog

Bienvenido a la Plaza de San Pedro

Descubre nuestra tienda en la Plaza de San Pedro, mira el video realizado el domingo 7 de agosto de 2022.
Un gran agradecimiento a nuestros clientes que con simpatía aceptaron ser filmados.