St. Thérèse of Lisieux

SANTA TERESA DE LISIEUX: UN MODELO DE FE Y HUMILDAD

Santa Teresa, conocida como Santa Teresa del Niño Jesús, se erige como una figura querida e influyente en la tradición católica. Su vida, caracterizada por su profunda simplicidad, estuvo guiada por un amor inmenso hacia el Señor. Este afecto trascendió las fronteras de su convento, inspirando no solo a quienes la conocieron en persona, sino también a quienes leyeron acerca de sus virtudes y santidad. Su legado espiritual ha dejado una impresión perdurable en generaciones de creyentes, ofreciendo un modelo de fe, humildad y confianza inquebrantable en el Señor que perdura hasta nuestros días.

 

La Vida de Santa Teresa de Lisieux

María Francisca Teresa Martín Guérin nació el 2 de enero de 1873 en Alençon, Francia, hija de María Azelia Guérin (Zelia) y Luis Martín, un joyero y relojero. Fue la menor de nueve hijos, de los cuales solo cinco sobrevivieron, y compartía un vínculo profundo con su madre. Trágicamente, su madre falleció prematuramente a causa de un cáncer de mama cuando Teresa tenía solo cinco años, un evento que tuvo un impacto profundo en ella. Transformó a la niña vivaz en una joven extraordinariamente reservada y tímida.

Teresa halló consuelo en el amor y la atención de su padre. Le encantaba acompañarlo en sus paseos diarios, que siempre incluían una visita a un convento cercano en Lisieux. Sus únicas fuentes de alegría eran la cercanía de su padre y su amor por Dios. Su familia representaba un refugio de calidez y cariño, con su padre y cuatro hermanas que la colmaban de amor puro y sincero. Cada día era una lección de amor mutuo, y a través de su familia, Teresa aprendió a amar a Dios. Todas sus hermanas abrazaron la vida religiosa, y Teresa misma, desde joven, aspiraba a ingresar al convento y llevar una vida dedicada a Dios. Cuando recibió lo que ella describió como un "llamado divino" en la víspera de Navidad en 1886, lo consideró una "conversión completa". Su deseo se transformó en una necesidad, y superó su timidez infantil, acercándose a Dios con creciente fe.

Su fe era tan sólida que en 1888, justo antes de cumplir quince años y después de superar numerosos desafíos, obtuvo el permiso del Papa León XIII para ser admitida en el convento carmelita de Lisieux. Ingresó oficialmente como postulante el 9 de abril de 1888, a la edad de quince años, adoptando el nombre de Teresa del Niño Jesús. Más tarde, agregó "del Santo Rostro" a su nombre cuando su padre comenzó a sufrir una dolorosa enfermedad mental, una situación que Teresa afrontó con inmensa fe.

Teresa dedicó su tiempo al claustro, entregándose a la oración y al estudio de las Escrituras. Su vida se caracterizaba por una profunda simplicidad espiritual, que ella denominó la "pequeña vía", una filosofía de vida basada en pequeños gestos cotidianos. Apenas tres años antes de su fallecimiento, comenzó a escribir el manuscrito "Historia de un Alma", hoy considerado una de las contribuciones más significativas a la literatura espiritual.

En la Pascua de 1896, Teresa comenzó a manifestar síntomas de tuberculosis, iniciando una prueba de fe en la vida eterna que duraría hasta su fallecimiento el 30 de septiembre de 1897, a la temprana edad de veinticuatro años. Respiró su último al interior del convento de Lisieux, rodeada por tres de sus hermanas y todas las carmelitas del convento, pronunciando sus últimas palabras: "¡Dios mío, te amo!".

En 1925, el Papa Pío XI la canonizó como santa, y en 1997, el Papa Juan Pablo II la declaró Doctora de la Iglesia, reconociendo la profundidad de sus escritos y su contribución a la teología cristiana.

 

La "Pequeña Vía"

Santa Teresa es célebre por haber ideado la " Pequeña Vía ", un enfoque espiritual cimentado en el amor y la confianza en Dios. En lugar de anhelar hazañas excepcionales, Santa Teresa enfatizaba la santidad en las acciones diarias más modestas. Actos de bondad, paciencia y humildad, practicados con constancia, tienen el poder de transmutar lo ordinario en lo extraordinario. Teresa nos conmina a descubrir propósito y santidad en actos de envergadura modesta, en gestos sencillos, alentándonos a efectuar actos de caridad altruista. Esta filosofía ha incitado a numerosas almas a hallar la espiritualidad en las facetas comunes de la vida.

 

Las Escrituras de Santa Teresa

Santa Teresa también es conocida por sus obras literarias, especialmente por su primer manuscrito autobiográfico, "Historia de un Alma", en el que narra su infancia y sus primeros años como monja. En este testimonio autobiográfico, confeccionado a requerimiento de la Madre Superiora del convento de Lisieux, describe la belleza y profundidad de su vida familiar, su llamado a ser monja carmelita y el inmenso amor por Dios que nutrió desde temprana edad.

A este relato autobiográfico le sucedieron dos fragmentos más. Uno de ellos fue confeccionado para satisfacer la curiosidad de su hermana, Sor María del Sagrado Corazón, quien anhelaba comprender con mayor profundidad la espiritualidad de Sor Teresa. El tercer y definitivo manuscrito fue plasmado a petición de Madre Inés de Jesús, es decir, su hermana Paulina, durante su doloroso y último año de vida. Su menguante salud le impidió culminar el manuscrito, mas Sor Inés de Jesús mantuvo un minucioso cuaderno con los últimos coloquios de Sor Teresa, que más tarde se publicó como un volumen independiente bajo el título "Sus Últimas Conversaciones".

Finalmente, Sor Teresa también se destacó como una fecunda escritora de poesía, plegarias e inclusive algunas piezas teatrales. Sus expresiones han suscitado la inspiración de miles de personas para buscar la santidad en la simplicidad y el amor.

 

La Fiesta de Santa Teresa de Lisieux

La festividad de Santa Teresa de Lisieux se celebra en todo el mundo el 1 de octubre. En esta conmemoración, los fieles reflexionan acerca de la vida y las enseñanzas de esta santa, y procuran aplicar la "Vía Menuda" en sus rutinas diarias. Santa Teresa de Lisieux sirve como paradigma de cómo la sencillez, la humildad y el amor pueden conducir a una vida de santidad. Su legado espiritual continúa inspirando a individuos de todas las edades a buscar a Dios en los aspectos cotidianos de sus vidas y vivir con seguridad y amor.

Regresar al blog

Bienvenido a la Plaza de San Pedro

Descubre nuestra tienda en la Plaza de San Pedro, mira el video realizado el domingo 7 de agosto de 2022.
Un gran agradecimiento a nuestros clientes que con simpatía aceptaron ser filmados.