ST. MARTIN OF TOURS

SAN MARTÍN DE TOURS: LA VIDA EXTRAORDINARIA DEL OBISPO QUE LE DIO SU CAPA A UN MENDIGO

En el cautivador relato de la historia cristiana, San Martín de Tours se destaca como una figura significativa, celebrada por sus acciones altruistas y su compromiso con la fe. Su vida y hazañas han inspirado a generaciones; la leyenda del acto de caridad hacia un mendigo, cuando divide su capa por la mitad, refleja su espíritu altruista, convirtiéndose en un símbolo de generosidad y compasión.

 

La Infancia y los Primeros Años de San Martín

San Martín nació en una familia pagana alrededor del 316/317 en Sabaria, en la actual Szombathely, Hungría, y pasó su infancia en Ticinum, actual Pavia, en el norte de Italia. Su padre, un oficial del ejército, lo nombró en honor a Marte, el dios de la guerra. A pesar de la rápida difusión del cristianismo en esos años, especialmente después del Edicto de Milán del 313 promulgado por Constantino, los padres de Martín se mantuvieron paganos.

La vocación de Martín se manifestó desde su infancia y a la edad de diez años acudió a la Iglesia Católica local para abrazar la fe cristiana.

 

La Vida Militar de San Martín y su Conversión

A los doce años, pidió a sus padres convertirse en ermitaño, pero estos se negaron. A los quince años, debido a un edicto imperial que obligaba a todos los hijos de oficiales militares a alistarse en el ejército, Martín se convirtió en soldado y fue enviado a Amiens en Galia, donde pasó la mayor parte de su vida militar. A pesar de su papel como soldado, Martín nunca dejó de ser amable y donar la mayor parte de sus bienes a los pobres.

En un frío día de invierno, mientras montaba a caballo, se encontró con un mendigo semidesnudo y con frío. Sin tener más riquezas, Martín descendió de su caballo, sacó su espada y dividió su capa por la mitad para dársela al pobre. Este gesto solidario marcó profundamente su llamado a la fe. Esa misma noche, Jesús se le apareció en un sueño usando la mitad de su capa y pronunciando las palabras: "Martín, el soldado romano que no está bautizado, me ha vestido". Este sueño lo influenció tanto que decidió bautizarse, convirtiéndose en cristiano a los 20 años.

Una vez terminado su servicio militar obligatorio, dejó el ejército y se dirigió a Poitiers, en la actual Francia, donde se encontró con el obispo Hilario, un ferviente oponente del arrianismo. Martín se quedó con él durante un tiempo. El obispo Hilario lo ordenó como diácono y lo designó como exorcista.

Después del exilio del obispo Hilario debido a su oposición al arrianismo en la corte imperial y tras soñar con la conversión de sus padres paganos, Martín decidió regresar a su ciudad natal. Durante el viaje, fue atacado por bandidos. Cuando le preguntaron quién era, Martín declaró ser un seguidor de Cristo. El diácono Martín compartió el Evangelio con uno de los bandidos, quien se arrepintió, liberó a Martín y posteriormente abrazó la fe cristiana.

Una vez de regreso en casa, el diácono Martín logró convertir a su madre al cristianismo, pero lamentablemente no logró persuadir a su padre. Sin embargo, otros habitantes de su ciudad natal se convirtieron gracias a su enseñanza.

 

Fundación de un Eremo y Acciones Milagrosas

Después de regresar a Italia, Martín de Tours se estableció en Milán, donde comenzó la fundación de un eremo. Sin embargo, su estadía en esta ciudad fue breve debido al distanciamiento decidido por el Arzobispo arriano de Milán. En el año 360, Martín se trasladó a Poitiers después de enterarse del fin del exilio del obispo Hilario. Aquí obtuvo la aprobación del obispo local para llevar a cabo su vocación y establecerse en un eremo en Ligugé, cerca de Poitiers. Este lugar vio el establecimiento de una forma monástica, un modelo pionero en Occidente cristiano. El eremo de Ligugé, anterior incluso a la Orden de San Benito, se inspiró en los monjes orientales, configurando así la primera comunidad monástica documentada en Francia.

Martín pasó 15 años en Ligugé, sumergiéndose en el estudio de las Sagradas Escrituras, llevando a cabo acciones de apostolado en las zonas rurales y realizando prodigios durante su camino. Se narra que logró resucitar a un catecúmeno aún no bautizado, quien atribuyó su renacimiento a las oraciones del Santo. En otra ocasión, devolvió a la vida a un esclavo que se había ahorcado. Estos milagros contribuyeron a construir la reputación de Martín y a aumentar su veneración.

 

El Ministerio Episcopal y la Muerte

En 371, a pesar de su reticencia, Martín fue nombrado obispo de Tours. A pesar de ejercer las funciones episcopales, nunca abandonó su vida monástica, prefiriendo vivir fuera de la ciudad en eremos junto a otros clérigos, donde se dedicó a la oración. Recorrió la Galia (Francia) durante sus viajes, predicando, asistiendo a los pobres, los prisioneros, convirtiendo a muchos y realizando milagros, expulsando a los demonios.

Se opuso a varias herejías, trabajando en colaboración con otros obispos ortodoxos, incluido el futuro Santo Ambrosio de Milán. Destruyó templos paganos y ganó el respeto de todos, siendo temido por sus opositores y elogiado por sus seguidores cada vez que llevaba a cabo su ministerio.

Martín falleció el 8 de noviembre de 397 en Candes-Saint-Martin, donde había ido con algunos discípulos con la intención de restablecer la paz entre miembros del clero. En sus funerales, celebrados el 11 de noviembre, participaron miles de monjes y monjas. Dos de sus discípulos más conocidos, los nobles San Paulino (355-431) y Sulpicio Severo, vendieron sus bienes para ayudar a los pobres: el primero se retiró a Nola convirtiéndose en obispo, mientras que el segundo se dedicó a la oración y escribió un libro sobre la vida extraordinaria de Martín, publicado a principios del 400. Este libro tuvo un gran éxito y contribuyó a promover peregrinajes a Tours para honrar la tumba de San Martín.

 

Celebraciones

San Martín ha sido honrado con miles de iglesias dedicadas a él, más de 4,000 solo en Francia. Numerosos artistas han inmortalizado escenas tomadas de los relatos de Sulpicio Severo a través de vidrieras, pinturas y esculturas, en particular la famosa escena en Amiens donde Martín divide su capa de soldado con un mendigo.

El acto de altruismo hacia el mendigo, dándole la mitad de su capa, ha sido celebrado durante siglos, inspirando obras de arte, poemas y relatos. Este gesto es un símbolo eterno de compasión y generosidad.

La fiesta de San Martín, celebrada el 11 de noviembre, coincide con la fecha de sus funerales en Tours. Esta celebración se ha convertido en una festividad de gran importancia en todo Occidente, gracias a su renombrada santidad y al gran número de cristianos que llevan el nombre de Martín. En el Concilio de Mâcon, se estableció que este día sería festivo y no laborable.

Regresar al blog

Bienvenido a la Plaza de San Pedro

Descubre nuestra tienda en la Plaza de San Pedro, mira el video realizado el domingo 7 de agosto de 2022.
Un gran agradecimiento a nuestros clientes que con simpatía aceptaron ser filmados.